ENDODONCIA. OBJETIVO: SALVAR DIENTES

Si te han dicho que necesitas hacerte una endodoncia, no te asustes, no eres un caso aislado. Millones de dientes son tratados y salvados todos los años mediante un tratamiento de endodoncia. Por ello te dejamos algunas de las preguntas más frecuentes sobre este tratamiento.

¿Qué es una endodoncia?

La endodoncia es un procedimiento clínico dental que consiste en tratar el interior del diente, es decir, la pulpa o “el nervio” como conocemos habitualmente.

Este tratamiento tiene como objetivo mantener la dentición natural, además del hueso y la encía que

le rodea. De esta forma conseguimos conservar las piezas dentales, para así preseverar la estética y funcionalidad propias de cada paciente.

Después de un correcto tratamiento de endodoncia y la correspondiente restauración definitiva del diente, este se comportará igual que los demás tanto en su función como en su duración, requiriendo los mismos cuidados de higiene, prevención y revisiones periódicas que cualquier otro diente.

¿Me dolerá?

Es cierto que los dientes destinados a endodoncia a menudo sufren un proceso carioso (entre otros) que termina en una pulpítis (inflamación de la pulpa) y en estos casos el paciente puede experimentar un proceso doloroso hasta que el diente es tratado. Por ello es importante acudir a tu dentista ante cualquier molestia o sensibilidad fuera de lo normal y prevenir así esta fase.

Una vez en manos de tu endodoncista, el tratamiento suele ser prácticamente indoloro, ya que a día de hoy se utilizan anestésicos locales muy eficaces y de larga duración.

 ¿Son más frágiles los dientes tras una endodoncia?

Los dientes endodonciados no tienen por qué ser más frágiles que los demás, siempre y cuando sean correctamente restaurados. En algunos casos, puede ser conveniente protegerlos mediante reconstrucciones adecuadas, incrustaciones y en algunos casos coronas, para conseguir así una mayor durabilidad de los mismos.

Las incrustaciones dentales son restauraciones indirectas parciales que proveen al diente de protección, morfología, función y estética. Supone un tratamiento más conservador que las tradicionales coronas, y es una alternativa que recomendamos frecuentemente tras el tratamiento de endodoncia.

Si quieres saber más sobre incrustaciones dentales puedes visitar el blog dedicado a este tratamiento en nuestra página web. ¿QUÉ SON LAS INCRUSTACIONES DENTALES? 

¿Qué alternativas hay al tratamiento de endodoncia?

Nuestra primera prioridad debe ser la de intentar que se mantenga la dentición natural. Cuando no es posible, la alternativa es la extracción y sustitución del diente; pero hay que tener en cuenta que ninguna forma de sustitución, incluida el implante, puede competir con un diente natural en cuanto a estética o propiocepción se refiere.

Te esperamos en Clínica Dental Juana María Fernández.