CIGARRILLO ELÉCTRICO.

El uso de sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN, según terminología de la OMS, organización mundial de la salud) ha tenido durante esta última década un fuerte impacto en la sociedad al presentarse como una alternativa para reducir el consumo de tabaco.

Además de los problemas de salud pública, estos dispositivos suponen romper con los esfuerzos realizados para la desnormalización del uso del tabaco. Los estudios más recientes reportan que con estos dispositivos no sólo no se ha logrado el abandono total del hábito tabáquico , si no que son un atractivo, por sus aromas y formas de presentación (lápices, cigarrillos, cachimbas, etc.), para jóvenes, embarazadas y no consumidores habituales de esta droga, lo que puede conducir a una posterior sensibilización a la nicotina y a la transición al tabaquismo. Todo ello es debido al desconocimiento y la falta de información en cuanto a su contenido químico se refiere, dando a entender que el sistema resulta casi inocuo para la salud del consumidor.

En una revisión bibliográfica realizada por nuestra clínica, Clínica Dental Juana María Fernández,  con motivo de la presentación de un poster en el congreso de la sociedad española de periodoncia (Málaga 2017), se eligieron 5 artículos, los cuales se analizaron; dando a conocer como resumen la siguiente conclusión:

el efecto citotóxico producido por el vapor de los cigarrillos electrónicos en los tejidos periodontales, son comparables con los producidos por el tabaco”.