1. Acude siempre a nuestras especialistas.

El equipo de Clínica Dental Juana María Fernández está preparado para atender a los más pequeños de la casa y para ello contamos con la experiencia de la Doctora Rosa Molina y la Doctora Elena González, especialistas en Odontopediatría.

Nuestras odontopediatras se encargan del diagnóstico y posterior tratamiento de cualquier problema buco-dental en menores. Además, trabajan con diferentes técnicas para manejar la conducta de los niños para que se sientan cómodos sin que suponga un estrés para ellos ni para los papás.

Entre algunos de los métodos que manejamos en nuestra consulta, se encuentra la técnica decir-mostrar-hacer que consiste en que el niño siempre sepa en todo momento lo que se le va a realizar sin que suponga una situación de ansiedad. Siempre la Odontopediatra se debe poner en el lugar del niño, entendiendo sus miedos y escuchándolos. Para ello, muchas veces son necesarias varias citas para que niño y doctora se conozcan bien y se cree una relación de confianza entre ambos.

2. La primera visita de los niños en nuestra consulta.

El protocolo que seguimos para establecer el momento idóneo para que el niño nos visite por primera vez debe realizarse dentro de los seis meses posteriores a la erupción de su primer diente, aproximadamente después de cumplir un año. Aconsejamos realizar una revisión periódica anual y en el caso de niños con mayor riesgo de incidencia de caries y otras afecciones dentales, a partir de los 6 años serán cada 6 meses.

Algunos padres creen que no es necesario hacerle pasar un mal rato al niño a una edad tan temprana pero el objetivo de la primera visita es una oportunidad para que nuestras odontopediatras revisen cualquier patología buco-facial. Se buscarán posibles defectos en el esmalte que puedan ocasionar problemas más adelante y se harán recomendaciones y técnicas de higiene oral que mantendrán los dientes de su hijo sanos. En nuestro equipo consideramos fundamental fomentar tratamientos preventivos como los selladores en los primeros molares permanentes y fluoraciones tópicas en consulta,  además de revisiones rutinarias tanto en dentición temporal, mixta y permanente.

3. Fomentar una buena higiene bucal en casa

Recomendamos iniciar una rutina de higiene antes de que haya salido el primer diente. Ésta deberá efectuarse con una gasa húmeda después de cada toma de biberón.  El cepillo se reserva para cuando haya dientes, sin dentífrico hasta los 2 años y a partir de esa edad con pastas fluoradas que ayudarán a fortalecer el esmalte y evitar posibles caries. Para una higiene bucal adecuada, el cepillado se debe realizar 3 veces al día con una duración de aproximadamente tres minutos por todas las caras del diente, incluida la lengua y siempre después de cada comida.

Los niños suelen imitar el comportamiento de sus padres porque son su ejemplo más cercano, por eso, nuestra recomendación va dirigida a crear un hábito diario de higiene dental junto con los más pequeños de la casa. Los niños pensarán que si sus padres lo hacen, ellos también tienen que hacerlo.

Otro modo de motivar a los niños son las series infantiles. Algunos de sus personajes favoritos, como Dora La Exploradora o Peppa Pig tienen capítulos donde hablan de como cepillarse los dientes. Esto puede resultar educativo a la vez que divertido y es de gran ayuda para los padres. Déjalos que elijan un cepillo de dientes especial con su personaje favorito y permíteles elegir el sabor de pasta de dientes que más les guste para hacerle agradable el cepillado.

Es importante saber que la cantidad de pasta de dientes en niños menores de 4 años debe equivaler a un grano de arroz y a partir de esa edad al tamaño de un guisante. Recomendamos el uso de colutorio a partir de los 6 años, la mayoría de niños a esa edad son capaces de enjuagarse la boca sin tragar cantidad alguna de líquido. El uso de un enjuague bucal nunca debe sustituir al cepillado.

4. Consumo excesivo de azúcares.

La ingesta excesiva y prolongada de alimentos con alto nivel de azúcar provoca que aparezcan numerosas bacterias en la dentición, que transforman el azúcar en un ácido que poco a poco va desmineralizando el esmalte dental.

En general, los alimentos más cariogénicos son aquellos ricos en azúcar y viscosos, que se retienen y permanecen más tiempo en la boca tales como golosinas, caramelos, chocolates, etc. Aconsejamos reducir también el consumo de zumos y batidos.

Una recomendación importante es no mojar nunca el chupete de tu hijo en azúcar, miel, zumos o infusiones ni dejarlos durmiendo con el biberón porque estamos incrementando la concentración de azúcares en boca y favoreciendo la aparición de caries.

Desde Clínica Dental Juana María Fernández os recordamos la importancia de una dieta sana y equilibrada, baja en azúcares y con la presencia de futas y verduras. Seguir estos consejos ayuda a mantener una buena salud general y también de la dentición de los más pequeños de la casa.

5. Desarrollamos una relación de confianza entre niño-odontopediatra.

La clave para que un niño no sienta miedo es que su primera experiencia en el dentista sea agradable y divertida a la vez que relajante.

En Clínica Dental Juana María Fernández nos gusta mucho cuidar todos los pequeños detalles para que siempre os sintáis bien con nosotros, y más aún si se trata de los más peques de la casa.

Los papás debéis de hablarle siempre muy bien del dentista, y sobre todo, nunca comentar delante de ellos si habéis tenido alguna mala experiencia. Por supuesto, también está prohibido hacer comentarios como: “¿Te ha dolido?” ; “Si te portas mal te van a pinchar” ; “ Si te portas mal te llevo al dentista” etc.

Debéis saber que los niños que presentan miedo lo reflejan mediante el llanto, es una forma de expresar el temor que sienten. Los papás tenéis que estar muy tranquilos y confiar en que vuestro hijo está en las mejores manos y dejad que el niño entre sólo en consulta para que se establezca un vínculo de confianza entre odontopediatra y niño.

Una vez finalizada cada visita le daremos una pequeña recompensa para que entiendan que visitar al dentista es necesario para mantener sus dientes sanos y a la vez es gratificante y divertido.

Dra. Rosa Molina

Odontología Restauradora y Endodoncia. Odontopedriatía